Búnker de guerra convertido en museo

Por: Marlene Martínez

Fotos: Marlene Martínez

Tirana es la capital y mayor ciudad de Albania, un pequeño país ubicado al sureste de la península balcánica europea, donde el gobierno y los artistas locales se han abierto camino para salir de años de dictadura y depresión económica después de la Guerra Fría.

Edificios de la época estalinista se han convertido en lienzos gigantescos para obras abstractas cubistas, además se han recuperado espacios que fueron testimonio de una época que marcó a sus habitantes, todo esto gracias al exalcalde Edi Rama, un pintor convertido en político y actual primer ministro de Albania, que en el 2000 puso en marcha una iniciativa de embellecimiento urbano en colaboración con artistas locales.

Un ejemplo es la transformación del mayor búnker antiatómico de la época comunista, que es ahora un museo llamado Bunk Art que invita a conocer de cerca la historia de una época que marcó a la humanidad entera. Este refugio fue construido en secreto entre los años 1972 y 1978 para albergar a la elite política y militar en caso de un ataque nuclear extranjero que nunca se produjo. El túnel tiene una superficie de dos mil 685 metros cuadrados repartidos en cinco pisos con cinco salidas, que dan a un cuartel militar.

Tras cruzar la puerta principal, ante el visitante se abre un gigantesco mundo subterráneo de 106 habitaciones unidas por largos y estrechos pasillos, algunas de las habitaciones del Bunk Art se han convertido ahora en salas de exposiciones que narran la historia de Albania durante la ocupación en la Segunda Guerra Mundial o la creación del ejército y otras estancias están dedicadas al arte contemporáneo.

Entre salas austeras sin ventanas y gruesos portones de acero cuyo fin era proteger a los líderes del partido de un ataque nuclear, los vídeos, artefactos y obras de arte contemporáneo profundizan en la historia de la Albania del siglo XX, incluida la ocupación fascista italiana entre 1939 y 1944, así como la era comunista.

En el libro de visitas colocado a la salida del bunker puede leerse el siguiente mensaje en albanés: “Está bien que exista un lugar como este. Bueno o malo, es parte de nuestra historia”.

A la entrada del Bunk Art  se pueden observar fotografías antiguas de los albaneses asesinados por el gobierno comunista, mientras se reproduce una grabación de los recuerdos de sus parientes.

«Los albaneses tienen una relación sólida con la narración del pasado», afirma Driant Zeneli, un artista audiovisual de Tirana que tiene obras en Bunk Art. Como los artistas solo han podido expresarse libremente desde la caída del comunismo en 1990, Zeneli cree que la comunidad está compensando el tiempo perdido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: