Valoran Salud, Educación e IPICYT medición piloto de CO2 para prevenir contagio de Covid-19

 El Investigador del IPICYT José Luis Morán, explicó que el contagio de COVID-19 ocurre por la vía aérea, cuando las personas inhalan gotitas respiratorias microscópicas (aerosoles) que contienen el virus SARS-COV-2, emitidas por las personas infectadas.

·         Se explora la prevención de contagio de COVID-19 mediante la colocación de sensores de CO2 con alarmas que se activen al rebasar el nivel de seguridad, en espacios seleccionados de forma piloto en la Secretaría de Salud como en la Secretaría de Educación.

·         El dióxido de carbono (CO2) que emitimos al exhalar el aire es fácil de medir y su concentración en espacios interiores aumenta como la de los aerosoles, lo cual sirve como un indicador del riesgo de contagio de infecciones respiratorias. El Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica, A.C. (IPICYT), en coordinación con la Secretaría de Salud y la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado, valoran habilitar algunos espacios como fase piloto de medición de CO2 a través de censores que permitan conocer la calidad del aire, a fin de medir el riesgo de contagio de infecciones respiratorias como el Covid-19, enfermedad que se transmite por aerosoles que exhalan personas infectadas.

Así lo dio a conocer el doctor Luis Antonio Salazar Olivo, Director General del IPICYT, quien indicó que el Instituto cuenta con la experiencia en la medición de aerosoles, y recientemente se encuentra desarrollando un sistema de monitoreo de la concentración de CO(dióxido de carbono) en el aire de las oficinas, aulas y laboratorios del Instituto, para prevenir el contagio de COVID-19. El doctor Miguel Lutzow Steiner, Secretario de Salud del Estado, detalló que esta es una medida de prevención muy importante para pensar en retornos presenciales en espacios de atención al público, que se puede sumar a las otras tres medidas esenciales: cubrebocas, lugares ventilados y evitar lugares con conglomeraciones humanas.

“Cuenten con la disposición, me parece que pudiéramos poner para este pilotaje algunos espacios de salud que tienen atención al público, y en una tiempo medio pensar en centros de trabajo, comercios y restaurantes, y por qué no pensarse como una política pública que podemos dejar para la siguiente administración”, agregó el Epidemiólogo. El Ingeniero Joel Ramírez Díaz, Secretario de Educación, se mostró dispuesto para que este periodo de vacaciones pudiera la Secretaría de Educación preparar o sugerir algunos espacios administrativos, o incluso educativos, que cumplan las características de esta muestra que se pretende para medición de CO2, “al final de día es una estrategia que nos permitirá tener más herramientas técnicas que nos permitan un retorno seguro”, aseguró el titular de educación en el estado.

En la reunión, el Dr. José Luis Morán López, investigador de la División de Materiales Avanzados hizo una explicación del tamaño que las gotas y aerosoles pueden contener, las cuales de acuerdo a su peso y tamaño pueden caer rápidamente al suelo o permanecer suspendidos en el aire por horas, incluso días.

“Se calcula que las gotas de saliva al ser expulsadas en un estornudo viajan a 120 Km/hr, al toser a 60 Km/hr y al hablar a 30 Km/hr, y de acuerdo al tamaño de las mismas, pueden tardar en caer segundos hasta días, además se calcula que cada mililitro de saliva contiene cerca de 7 millones de virus”, indicó el Investigador del IPICYT. Por su parte, el Dr. Rubén López Revilla, Jefe de la División de Biología Molecular, habló de la importancia de la medición de C02 en espacios interiores, ya que el nivel de CO2 es proporcional a la concentración de aerosoles respiratorios, y depende del número  tiempo de permanencia de los ocupantes. Ha sido ampliamente demostrado que el riesgo  de contagio por COVID‑19 en recintos mal ventilados depende el número y tiempo de permanencia de las personas.

    Agregó: “la relación entre la concentración de CO2 y la contaminación por aerosoles respiratorios en espacios interiores ha dado lugar al monitoreo de CO2 con medidores basados en sensores de infrarrojo no dispersivos (NDIR, por sus siglas en inglés), con pantallas que despliegan la concentración de CO2 en partículas por millón (ppm) y alarmas que se encienden al rebasar el umbral de seguridad, que ronda las 800 ppm”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: