ACERCAMIENTO A LAS ETAPAS PARA LA ASIMILACIÓN DE UN CONCEPTO, EN FUNCIÓN DEL DESARROLLO DEL PENSAMIENTO.

Autor: Dr. José Zilberstein Toruncha.

Rector del Campus Tequis, de la Universidad Tangamanga. SLP.

Doctor en Ciencias Pedagógicas.

En trabajos anteriores publicados en Nación Mx, nos hemos referido al Enfoque Histórico Cultural como una posición teórico – práctica para fundamentar la educación y el aprendizaje de los seres humanos. Desde ese Enfoque, en este trabajo profundizaremos en la formación de conceptos, algo esencial para el desarrollo del pensamiento. Para ello retomaremos básicamente las etapas planteadas por P. Ya. Galperin (1998), así como posiciones de Vigostky (1987), Leontiev (1982), y de trabajos realizados por este autor con anterioridad (Zilberstein, Silvestre, 2005).

El pensamiento humano opera mediante conceptos (Silvestre, 1999. Zilberstein, 2005) y estos pueden ser de tipo empíricos (reflejan las cualidades generales y particulares de los objetos que definen) y teóricos (reflejan las cualidades generales y esenciales de los objetos que definen).

Dentro del Enfoque Histórico Cultural, un autor que destacó por sus aportes en cuanto a la formación de conceptos fue Piotr Yákovlevich Galperin (1902-1988), ver Fig. 1.

Fig. 1.  Piotr Yákovlevich Galperin. Creador de una teoría sobre la formación por etapas de las acciones mentales.

Galperin asumió que la psiquis humana es el resultado del desarrollo del desarrollo histórico- social de la humanidad, a partir de los tipos de actividad que realiza el individuo tanto de naturaleza externa como interna, lo cual se corresponde con el planteamiento de Vigostky (1987) de la influencia de los otros para lograr el salto en la Zona de Desarrollo Próximo.

“La importancia fundamental de esta teoría consiste en que fue hallada una nueva vía la psiquis, la naturaleza y las leyes de formación y funcionamiento de la actividad psíquica son accesibles solo en el proceso de su formación dirigida, entendida como orientación de diversos tipos por transformación paulatina en forma psíquica de la actividad material externa.

En su Teoría, Galperin señaló las siguientes etapas para la asimilación de conceptos:

“ 1) Etapa de la acción materializada, es decir, de la acción que completamente (o en parte) se apoya no en objetos originales, sino en su representación (…)

2) Etapa de la acción en el lenguaje hablado, es decir, cuando estos índices sólo se pronuncia en voz alta.

3) Etapa de la acción a nivel mental, cuando los índices del concepto se utilizan mentalmente, sólo para sí.” (Galperin, 1998; 31)

Estas etapas son esenciales sobre todo para acciones nuevas que un estudiante requiera para apropiarse de un nuevo concepto, “las partes de la acción que fueron asimiladas en una experiencia anterior, pueden ejecutarse al nivel de las habilidades ya adquiridas.” (Galperin, 1998; 31)

Veamos estas etapas en un ejemplo, aparentemente sencillo, en el cual un niño de Primer grado de Primaria debe apropiarse del concepto de números del 1 al 10.

Muchas veces, los padres en estos casos tratamos que los niños repitan de memoria los números: 1, 2, 3, 4, 5, 6 7, 8, 9 y 10 y hasta estamos felices de esa repetición mecánica, desde nuestro punto de vista, este es un error.

Una manera correcta de poder lograr la asimilación de estos y otros conceptos, como esta serie de números, asumiendo la Teoría de Galperin es:

Etapa 1: Acción materializada.

a) Mostrar en un papel o pizarrón, la numeración: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9 y 10.

 b) Señalar y nombrar en voz alta cada número por separado, y en cada caso con tapas de colores, granos de frijol o canicas, relacionar al niño la cantidad de estos objetos materiales, que significa la representación de cada número mostrado. Pudiera ser colocando la cantidad de objetos requeridos que representan cada número.

c) Hacer que los alumnos manipulen los objetos seleccionados, a la vez que aprecian a qué número corresponden.

Etapa 2: Lenguaje hablado.

Pedir a los niños que repitan en voz alta, sosteniendo en sus manos y/o a su vista los objetos seleccionados, el número que representan. Por ejemplo, si es el uno (1) sostendrán en su mano 1 objeto, y así sucesivamente.

Etapa 3: Acción a nivel mental.

Presentándole al niño nuevos objetos, por ejemplo pelotas, bolos, entre otros. Que en los cuente y exprese a qué número de la serie que trabajamos: 1-10, corresponde.

El ejemplo parece sencillo, los invito a reflexionar, cuántas veces como educadores pasamos por alto estas etapas e impedimos la asimilación de conceptos, para aplicarlo a nuevas situaciones en la vida cotidiana.

REFERENCIAS.

  • Galperin. P. Ya. (1998). Sobre la formación de las imágenes sensoriales y de los conceptos. En: La formación de las funciones psicológicas durante el desarrollo del niño. Luis Quintanar (Compilador). Primera Reimpresión. Universidad de Autónoma de Tlaxcala. México. PP. 27-39.
  • Leontiev, A. N. (1982). Actividad, Conciencia y Personalidad. Editorial Pueblo y Educación. La Habana, Cuba.
  • Silvestre, M. (1999). Aprendizaje, educación y desarrollo. Editorial Pueblo y Educación. La Habana. Cuba.
  • Vigotsky, L. (1987). Historia del desarrollo de las funciones psíquicas superiores. Editorial Científico Técnica. La Habana, Cuba.
  • Zilberstein, J. (2005).  Aprendizaje, enseñanza y educación desarrolladora. Colección al Docente. Ediciones CEIDE. México.
  • Zilberstein, J. y Silvestre, M. (2005). Didáctica desarrolladora desde el enfoque histórico cultural. Ediciones CEIDE. México.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: