Xokonoschtletl

Lo que nos susurra el viento.  

La sabiduría de los aztecas.

Lesly Ita Andehui Meléndez Rdz.

Amable lector, le doy la más cordial bienvenida a esta reseña e introspección del libro sobre la sabiduría azteca. La palabra (relato, dicho, razón, argumento) como la forma de preservar la cultura de generación en generación, el arraigo al territorio, pero también una ventana a la mirada de los antiguos pobladores de nuestro país y su cosmogonía del Mundo.

Este libro es escrito por un periodista, quien por azar del destino, en un viaje de México a la ciudad de Viena, conoce a Xokonoschtletl,aquel que tiene raíces muy profundas y se alimenta de ellas”, quien tiene como objetivo, rescatar el penacho del emperador azteca Moctezuma y realiza múltiples viajes a Europa, recoge firmas y hace huelgas de hambre, para lograr su cometido. Después de 10 años de conocerse (el escritor y Xokonoschtletl), nace este libro, plagado de metáforas de la cosmogonía azteca, describe la hermandad con todo lo que conforma el planeta tierra y más allá de las estrellas, esta visión en ocasiones antagónica e ilusoria en tiempos de guerra o en la competencia mordaz de la hegemonía global.

En continuas metáforas, alusivas a su acontecer Xokonoschtletl, nos adentra al mundo de los aztecas, aquí resaltaré algunas de ella, las cuales me han parecido que pueden darlos algunas pistas sobre nuestra sociedad, el paradigma de la pandemia y la vida misma.   

Xokonoschtletl, menciona que al llegar la conquista a nuestro país y se vio masacrada la población originaria, no les llamaron enemigos a los conquistadores, sino como Amo iknikli, “los hermanos que no quieren ser nuestros hermanos”. Actualmente, he escuchado muy menudo la frase “al enemigo hay que tenerlo más cerca” y me doy cuenta cómo ha cambiado nuestra visión del mundo y nuestras relaciones como entes sociales. 

En cuanto a ser padres, realiza la recomendación, de ser amigos de nuestros hijos y no olvidar que también fuimos niños. Y que nuestra misión como padres, es enseñarles el bien, porque el futuro está en sus manos. Reflexiono sobre esta frase y veo el Mundo moderno, donde los hijos son educados por la T.V. ó la Tablet en directa comunicación con extraños, desvinculados con la familia. Y qué decir de la situación de vulnerabilidad de las personas de la tercera edad, quienes después de ser partícipes de la vida social y económica de un territorio, son relegados y abandonados a su suerte. Se perderá en el silencio la maestría de los años, la guía de la tribu, el patriarca o matriarca que lideraban hacia un mejor futuro a la familia.

En este tenor, me surge la inquietud de dar un vistazo a sociedades modernas que no han perdido su lazo con su pasado como la japonesa, honran a sus antepasados, veneran a los ancianos, la familia es núcleo de la sociedad y de grandes emporios económicos, dando pasos agigantados en la tecnología e innovación. Quizás en alguna próxima entrega abordaremos con más detalle a esta cultura asiática.

Los simbolismos plagados de una profunda irrealidad occidentalizada, nos hace sumergir hacia una nueva concepción del mundo, al observar en la simpleza de la metáfora, la profundidad de sus conexos con el vida. El “yin yang”, la dualidad azteca contenida en Ometéotl, que significa la dualidad que está conmigo, el símbolo del círculo como principio de toda vida, porque estamos hechos del semicírculo del Padre y del semicírculo de la Madre, palabra azteca, que define a la pareja o al amigo. Esta dualidad, que nos complementa como seres humanos y que en quehacer de cada individuo enriquece el intercambio de ideas y como siempre lo menciono, el Mundo es muy complejo como para verlo con un solo par de ojos, necesitamos cooperación y observar las múltiples aristas de una problemática para encontrar soluciones igualitarias.     

La visión del Mundo Azteca, es simple, en cuanto a los problemas cotidianos, Xokonoschtletl, menciona que si se tienen preocupaciones, se alce la vista hacia las estrellas y hablemos con ellas, nuestras hermanas. En la actualidad en medio de tribulaciones, nuestro instinto en la búsqueda de respuestas, nos impulsa a buscar consuelo en la inmensidad del cielo, dándole el significado que más se acerca a nuestra alma, que nos dé la ayuda y fuerza necesaria para afrontar el embate de la vida. Quizás nuestras raíces están más presentes que nunca y no lo habíamos notado. 

En medio de la modernidad, hombres y mujeres, hemos perdido nuestra conexión con la tierra, esta tierra la cual no nos pertenece, señala Xokonoschtletl, somos tan solo un hilo, la sangre que une a la familia, por tanto, lo que le suceda a la tierra, nos sucederá a nosotros sus habitantes. Esta cosmogonía observada en el mundo moderno, me lleva al concepto de Cambio Climático, este fenómeno antropocéntrico, que se ha vuelto más palpable a medida que avanzan los años. Los fenómenos meteorológicos experimentados con mayor fuerza, (huracanes, ciclones, tormentas torrenciales, entre otros) por cambio de uso de suelo, pérdida de la vegetación nativa, del hábitat y extinción de especies. Ha dado lugar a un cambio en el paisaje de bosque a mal país, en lo mejor de los casos, o la erosión y pérdida de fertilidad de los suelos para su cultivo y es ahora donde nos damos cuenta de lo sabias de las palabras de los antiguos pobladores. 

Entre metáforas de la cosmogonía azteca, este libro, nos adentra a una sabiduría ya olvidada por el hombre moderno, quien en ocasiones, tacha de misticismo, fetichismo y superchería. Sin embargo, no podemos negar el amor por nuestra tierra, nuestra identidad cultural y sabiduría ancestral, la cual quizás esta solamente dormida y algún día podamos aprender de la experiencia de los antiguos pobladores de nuestro México.

Porque la historia nos indica el camino ya recorrido, es la dialéctica del individuo en la sociedad moderna y somos resultado de una historia familiar y colectiva.

Veamos la unión como un área de oportunidad y el esfuerzo en conjunto, como el objetivo del Bien Común.

Y es momento de vernos como hermanos, amigos, porque nunca hemos sido enemigos.

Somos hijos de la misma tierra.  

Referencias.

Fortea, Carlos. (traductor). 1988.  Xokonoschtletl, lo que nos susurra el viento, la sabiduría de los aztecas, plaza & janés editores, S.A. Barcelona, España.

Vázquez, Rubén. 2016.  Millennials, la generación que más invierte en tecnología, Revista FORBES, octubre 20 de 2016. Disponible en: https://www.forbes.com.mx/millennials-la-generacion-que-mas-invierte-en-tecnologia/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: