CON EXPERIENCIA… PERO NO TANTA – REALIDAD LABORAL DESPUÉS DE LOS 40 AÑOS

Más sabe el diablo por viejo que por diablo… ¡siempre y cuando no busque trabajo!

Tal vez no sea la forma mas ortodoxa de iniciar esta conversación, pero es la forma en que creo que podemos hacerlo con una clara y objetiva perspectiva de lo que pretendo transmitirles, y es por eso que a todos los que me honran leyendo estas lineas, pregunto sinceramente ¿te angustia la idea de pasar el umbral de los 40 años y tener que buscar empleo?

Si tu respuesta fue Si, es porque seguramente la discriminación por aspectos de edad a la hora de aspirar a un puesto ya te ha afectado y si tu respuesta fue No, ¡no te apures!, eventualmente la vivirás, y es que estamos en un mundo laboral (hablo de México especificamente, aunque es un problema general en la mayoría de los paises de America) en el cual, tenemos varios factores que favorecen la discriminación a las personas que rebasan los 40 años, para etiquetarlos como recursos “Obsoletos” para esperar de ellos un buen rendimiento.

Esto es una consecuencia de los paradigmas y prejuicios que hay en la idiosincrasia que dicta “tradicionalmente” que el principio del fin de la vida laboral, es a los 40 años, por lo cual en buena medida las personas pasan los años creyendo que así debe ser, etiquetando a las personas con más de 4 décadas de existencia como “no aptas” para ser contratadas.

El ejemplo más claro de esto, son las bolsas de trabajo en línea, las cuales ofrecen herramientas de pre selección a los reclutadores mediante algoritmos que analizan los datos de tu perfil (No creas que los 20 mil campos que debes llenar al darte de alta son porque quieran socializar contigo), con esto hacen de la N cantidad de postulantes una pre selección, dejando solamente a los más apegados a los requerimientos exactos del reclutador.

Estos algoritmos, en su mayoría consideran la edad, como un factor en contra, entre más alto sea mayor es la probabilidad de ser descartado. Este criterio lo aplican en la gran mayoría de posiciones a reclutar, de mandos medios hacia abajo, así que, si pasas de los 40 años, has enviado un sinfín de solicitudes en línea y en la mayoría te han descartado desde la primera ronda, -aunque cubras completamente con el perfil solicitado-, bienvenido al club, seguramente ya has sido discriminado por tu edad sin siquiera saberlo.

Si pasas de los 40 años y estás en activo trabajando en alguna empresa, es muy probable que hayas tenido que aprender a vivir con los señalamientos de “las nuevas generaciones” que te consideran viejo o anticuado, entre otro tipo de “motes”, porque no encajas, ya no eres joven, considerando así a la persona con más experiencia, la menos indicada permanecer en el equipo. Esto es una práctica sumamente común en la cultura laboral de nuestro continente, que llega al grado de no ser siquiera identificada como tal.

Esto en realidad es más grave de lo que parece, ya que la discriminación laboral por edad no puede ser demostrada legalmente, lo que deja a los trabajadores que son víctimas de ella en clara y contundente desventaja ante las empresas. Bajo la premisa de que “la empresa contrata y despide a quien decide” es muy difícil cubrir esa brecha jurídica, por lo que es prácticamente imposible que un trabajador tenga los elementos de prueba para demostrar la discriminación laboral por edad ante una junta de conciliación y arbitraje, no conozco un solo caso de una demanda laboral interpuesto por discriminación laboral por edad que haya sido ganado ¿tú sí?

Pero, ¿Cuál es la razón por la que las empresas actúan de esta manera?, sangre joven, lo que suena muy prometedor y visionario, pero la realidad es que en el fondo la intención es mano de obra barata, ya que, al ser jóvenes recién egresados en su mayoría, con mínima o nula experiencia, los costos de nómina se recuden considerablemente, aunado con la gran flexibilidad que un joven puede tener por las circunstancias que su vida implica. Empuje, disponibilidad para viajar, trabajo en jornadas extendidas o fines de semana, disponibilidad para cambiar de residencia, acompañado de menores exigencias salariales, los convierten en “garbanzo de a Libra” para las empresas.

Lo anterior, también es motivado por la antigüedad, las exigencias previamente descritas y los deseos de superación de los jóvenes a medida que van desarrollando experiencia, provoca un incremento en la rotación de personal, lo que también favorece a las empresas, ya que un empleado en edad madura, busca establecerse y permanecer en su trabajo un periodo largo, plan de carrera y crecimiento, lo que se traduce en un costo muy alto que muchas empresas no quieren pagar.

Se cree erróneamente que los empleados mayores de 40 años, “están maleados”, que tienen menos disponibilidad para viajar y mayores exigencias salariales, la realidad es, que muchas veces ni siquiera les dan la oportunidad de probar lo contrario.

Las empresas se están perdiendo de muchos grandes talentos al discriminar a los profesionales en edad madura, ya que, al contratar a un profesional mayor de 40 años, siempre es importante considerar que lo siguiente:

  • Cuentan con estabilidad, personal, emocional y quieren también la laboral, por lo cual son más comprometidos con su trabajo y difícilmente recibirás una súbita renuncia por parte de ellos.
  • Tienen un alto enfoque a resultados, por lo que son sumamente confiables para garantizar que los objetivos de su función sean cumplidos en tiempo y forma.
  • Tienen habilidades de gestión muy desarrolladas (Soft Skills), por la experiencia que han desarrollado a lo largo de los años, lo que los vuelve una gran ayuda en la interacción con los demás, la gestión de quipos de trabajo, con un alto nivel de compromiso y empatía bajo un clima disciplinado y ordenado.
  • Una persona que tiene años de experiencia cuenta con los contactos necesarios para la ejecución de su trabajo, conoce siempre a alguien que puede ser el indicado ante cualquier situación, esta red de contactos tejida a lo largo de los años, puede ser sumamente valiosa para tu organización.

Invitarte a reflexionar sobre este tema, no pretende satanizar las oportunidades que se le brindan a los jóvenes para incursionar en el ámbito profesional, tampoco se trata de victimizar a los profesionales maduros como mártires que están sufriendo sin causa, la intención es, equilibrar las oportunidades de tal suerte que se evalúe a un candidato por su talento y capacidades, así como a un empleado por sus logros y desempeño y no bajo la lente del prejuicio de los años que tengan

Creo que una gran iniciativa para la atracción y gestión de talento, sería el uso de Curriculums Ciegos, que no incluyan fotografía ni edad del candidato, para que el filtro de selección sea con base a experiencia y conocimiento y no por la imagen o edad que un candidato tenga.

Dejemos de recular estereotipos, para comenzar a Gestionar Talento..

Ing. Saúl Sánchez Ruiz

Ing. Saúl Sánchez Ruiz

Tecnólogo.

@SaulSanchezRuiz

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: