DE PESOS Y CONTRAPESOS: Internacionalización de la utopía Macuspana o… De la dádiva a los más pobres del orbe, al sueño de gravar a los más ricos del planeta.

Por: Raúl Paulín Rojas

El día nueve de este noviembre, se apersonó en la sede de las Naciones Unidas el presidente Andrés Manuel López Obrador para –por decreto-, conducir la asamblea del Consejo de Seguridad del organismo internacional, en el que los países miembros pueden discutir problemas comunes y eventualmente encontrar soluciones compartidas, como reza su lema.

El discurso del mandatario mexicano fue populista y por demás demagógico; su retórica se centró en la seguridad mundial basada en el combate a la corrupción y la pobreza, no en el uso de la fuerza y las armas. Enfocó su estrategia en abatir los actos de corrupción en todos los ámbitos; habló del Poder Judicial y sus jueces, de los empresarios y los gobiernos neoliberales, colocándolos como el gran mal que aqueja al mundo en la lucha contra la corrupción y la pobreza. 

Es oportuno referir en este momento que Transparencia Internacional, en su Índice de Percepción de Corrupción (IPC), ubica a México en el lugar 124 de 174 países revisados, donde 1 corresponde al mejor evaluado.

Y volviendo al discurso presidencial en la ONU, disculpe usted mi escepticismo, pero no imagino a los musulmanes con su yijad islámica; talibanes y miembros de Al Qaeda junto a líderes estadounidenses, buscando de manera conjunta cómo abatir la corrupción y la pobreza para lograr la paz en Medio Oriente; o a Naftalí Bennett, primer ministro israelí, viendo la posibilidad de solucionar los históricos conflictos de su país con su acérrimo rival de la Franja de Gaza, el líder palestino Mahmud Abás, en el mismo esquema.

Como no imagino tampoco al líder comunista chino Xi Jinping con la presidenta de Taiwán Tsai Ing Wen, llegando a acuerdos en materia de combate a la pobreza y la corrupción, en los que de pasada Xi Jinping decide otorgarle su independencia a la nación insular; o al dictador norcoreano Kim Jong Un, sentado con Moon Jae In, dirigente del vecino sud Corea.

Y pasando a nuestro continente, qué tal Iván Duque Márquez, presidente de Colombia, viendo cómo abatir la pobreza de su vecino Venezuela con el dictador Nicolás Maduro, mediante dádivas internacionales; y para rematar Joe Biden, reunido con el cubano Miguel Díaz-Canel, Daniel Ortega de Nicaragua y el mismo Nicolás Maduro, dialogando la posibilidad de evitar la corrupción y abatir la pobreza sin tocar el sistema de gobierno que impera en sus respectivos países.

Por otro lado, el mandatario mexicano instó a la comunidad internacional a implementar un esquema de apoyo a los más pobres del orbe, sin más reglas de operación que la recaudación de recursos mediante el cobro de una tasa impositiva a los mil hombres y mujeres, así como a las mil corporaciones más exitosas del planeta, con una tasa impositiva del cuatro por ciento anual de sus ingresos.

Demagogia pura; al interior de la nación mexicana el señor López divulga un categórico NO a impuestos adicionales y sale al mundo a pronunciarse a favor de ellos. ¿Se le ocurren a usted argumentos más contradictorios e incongruentes? Y ya encarrilado, con el traje de gran estadista puesto, se da el lujo de regañar al organismo internacional por excelencia, calificándolo de inactivo e inoperante en el combate a la pobreza y la corrupción.

Luego de la crítica, AMLO se puso propositivo: mediante el reparto de tarjetas electrónicas y a partir de un padrón mundial de pobres, repartir dinero de manera directa, sin reglas de operación.

Es evidente que sus consejeros -porque no asesores-, o él por sí mismo, no quiere ver -porque no lo ignora-, que existe el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, UNDEPO por sus siglas en inglés, con 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible y metas fijas para el 2030. Como tampoco quiere ver que para el continente americano se creó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, CEPAL, con sede en Chile, cuyo objetivo es promover el desarrollo económico y social.

Su Departamento de Asuntos Económicos y Sociales, División de la Organización de Desarrollo Sostenible, Programa 21, Capítulo Tercero, registra las acciones a seguir para el abatimiento de la pobreza, mediante mecanismos de seguimiento, medición y evaluación. Queda claro que el discurso que le prepararon a López Obrador era para consumo interno, con especial dedicatoria a sus seguidores.

No en vano algunos medios internacionales como la revista de sátira francesa Charlie Hebdo, lo representa de manera caricaturesca como indolente, flojo e ignorante. En este caso, los CONTRAPESOS llegaron desde fuera de nuestro territorio.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: