Conociendo la “plomería” de los sistemas hidrotermales en la cuenca Pescadero

Ensenada, Baja California, México. Para continuar con las mediciones de flujo de calor en el campo de ventilas hidrotermales que descubrieron en 2018 en la cuenca Pescadero, en la parte sur del Golfo de California, y ampliar los estudios con cartografía, batimetría de alta resolución, biología y microbiología de esta región abisal localizada a 3 mil 600 metros de profundidad, la Dra. Raquel Negrete Aranda, junto con un equipo de ocho científicos, entre ellos estudiantes de posgrado y egresados del CICESE y la UABC, realizaron un crucero a bordo del buque oceanográfico Falkor, que opera el Schmidt Ocean Institute (SOI), entre octubre y noviembre de este año.

La expedición duró seis semanas (del 3 de octubre al 10 de noviembre), y constó de tres etapas, según explicó la doctora Negrete, investigadora del Departamento de Geología y responsable del Laboratorio de Tectonofísica y Flujo de Calor del CICESE. La primera estuvo enfocada en realizar cartografía y batimetría de alta resolución de las cuencas Carmen y Farallón, así como expandir la cartografía en la cuenca Pescadero Sur. En la segunda etapa, donde ella fungió como codirectora científica, se realizaron mediciones de flujo de calor, además de la toma de muestras de agua y sedimento. La tercera etapa se dedicó al estudio detallado de la biología que coloniza estos campos para analizar mediante la toma de muestras y núcleos de sedimento, el contexto biológico, microbiológico, químico y ambiental en el cual viven organismos y comunidades en sus proximidades.

Raquel Negrete explicó que los campos de fuentes hidrotermales en la cuenca Pescadero, en la parte sur del Golfo de California (a unas 13 horas de navegación de la bahía de La Paz), fueron descubiertos en expediciones científicas realizadas en 2012 y 2015 por el Instituto de Investigación del Acuario de la Bahía de Monterrey (MBARI), y en 2018 con el SOI, utilizando el vehículo autónomo de operación remota llamado SuBastian. Este robot submarino es capaz de maniobrar de manera autónoma a profundidades de hasta 4 mil 500 metros y está equipado con un conjunto de sensores y equipos científicos para respaldar la toma de datos y la recolección de muestras.

Así se descubrieron dos campos hidrotermales que fueron bautizados con nombres en lengua Kiliwa: Auka y Jaich Maa Ja’ag en honor a las comunidades indígenas Yumanas que colonizaron la península de Baja California, siendo Auka el vocablo universal de saludo entre los pueblos yumanos. Jaich Maa ‘jag, significa “metal liquido”.

El SOI programó un nuevo crucero en 2021 e invitó a participar en él a Raquel Negrete, quien trabaja en modelado del estado térmico de estos sistemas; esto es, en tratar de entender cuáles son los procesos que llevan la energía, en este caso calor -temperatura- y fluidos a las chimeneas hidrotermales, lo que ella llama la “plomería” de estos sistemas. Por ello es muy importante conocer qué pasa con los flujos de calor en transectos a lo largo de estos campos de ventilas hidrotermales. “Básicamente estamos tratando de entender los detalles de este proceso, que es muy complejo. En un principio tenemos la hipótesis de que las fallas pueden ser conductoras de todo tipo de fluidos y de calor. Estamos terminando de aprender, gracias a las mediciones que podemos hacer en este tipo de expediciones”.

El R/V Falkor es un barco científico grande y bien equipado. En términos de infraestructura lo más importante es el robot SuBastian, que es operado en el cuarto de control por un equipo de pilotos, técnicos de comunicación y científicos. Adicionalmente cuenta con todo tipo de equipamiento para realizar actividades hasta por 21 días y a profundidades extremas, aunque su costo de operación no se compara con ninguna embarcación oceanográfica mexicana. Si bien tiene capacidad para llevar 14 científicos a bordo (la tripulación total son 23 personas), por restricciones sanitarias en esta campaña iban solo ocho científicos bajo la dirección del Dr. David Caress, del MBARI.

Por todo ello destaca que en las últimas expediciones vayan mexicanos a bordo. Y al decir mexicanos nos referimos a que una buena parte de la tripulación científica estuvo compuesta por estudiantes de posgrado, posdoctorantes e investigadores del CICESE y la UABC”. En el caso de los estudiantes, consideró que trabajar a bordo del R/V Falkor “es una oportunidad increíble porque cuando estás en el posgrado, tener acceso a una experiencia como esta (participar en un crucero de primera línea, con tecnología de punta que desgraciadamente no es tan fácil de conseguir en México) marca de manera muy positiva tu formación académica”.

Raquel Negrete se refiere a la participación de Manet Peña Salinas, quien egresó de la maestría en Ecología Marina del CICESE y actualmente cursa el doctorado en Oceanografía Costera en la UABC; Néstor Ramírez Zerpa, quien obtuvo su maestría en Geofísica Aplicada en el CICESE y actualmente estudia el doctorado en Oceanografía Costera en la UABC; Ismael Yarbuh, que se doctoró en Geología en el CICESE y es profesor en la Facultad de Ciencias Marinas de la UABC; Isabela Macías Íñiguez, quien está terminando su maestría en Ciencias de la Tierra en el CICESE; Luis Ángel Vega Ramírez y Karina Fuentes Bustillos, quienes obtuvieron su maestría y actualmente cursan el doctorado en este posgrado del CICESE; mismo caso de Florian Neumann, egresado del doctorado en el CICESE y que actualmente es posdoctorante en el Centro Mexicano de Innovación en Energía Geotérmica (CeMIE-Geo).

En cuanto a lo que están encontrando en esta expedición, comparado con el trabajo de 2018, señala: “Lo que hemos visto es que el flujo de calor decae conforme nos alejamos de las ventilas hidrotermales. Esto no es sorprendente; ya lo habíamos visto en el primer campo. Sin embargo, en este, todo decae más rápido y siguiendo un patrón muy específico. Estos son resultados preliminares, pero a partir de ellos es como podemos elaborar modelos, y a partir de los modelos podemos crear hipótesis de la estructura térmica de estos sistemas. En otras palabras, podremos determinar si tienen una fuente, a qué profundidad está esa fuente, de qué tamaño es, y otros detalles que son importantes para caracterizar estos campos hidrotermales”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: