Retrospección y  mirada de la escuela actual

Por: Sandra Guerrero R

La escuela actual que proponen los sistemas educativos, se construye desde la identidad de sus actores. Se define en el conjunto de significados específicos y valores compartidos por sus integrantes.

Se manifiesta en sus memorias, en las diversas formas de resolver los problemas, en su organización, y en la forma de como los estudiantes disfrutan las alegrías, las risas y los logros de la comunidad educativa, los triunfos y las tristezas de los compañeros. Esta escuela tiene un horizonte común, al personal les mueven los mismos ideales y les desvelan los mismos sueños.

Esa visión de la escuela actual que refleja una cultura en su génesis, se transforma desde las concepciones de sus actores y desde una dimensión crítica y social que posibilita que las reformas externas se conviertan en innovaciones desde la realidad en su contexto; en mejora de los procesos pedagógicos e institucionales.

La propuesta se sustenta en la implementación del currículo que implica movilidad de saberes, conocimientos, valores y actitudes para el logro de indicadores y el desarrollo de competencias.

Para la escuela actual esta transformación requiere de nuevas perspectivas  que permitan ver y mirarse desde un ángulo  multidimensional y multidisciplinar, que genere procesos de innovación y reinvención en la gestión pedagógica e institucional en un espacio polifacético donde hay soluciones a los problemas de forma didáctica y  que se repiense en la presencialidad de un retorno a clases ya sea de forma gradual.

Las funciones de un gestor que desvía la mirada hacia la realidad y provoca la apertura del centro educativo implica dejar la mirada miope, que solo permite ver de cerca y sin detalles, para acercarnos a la globalidad y al aprendizaje interactivo entre la escuela y la comunidad integrando el aspecto tecnológico.

Unidos en la responsabilidad de un compromiso individual y colectivo para establecer e implementar mejoras que fortalezcan los procesos pedagógicos e institucional en los centros educativos, fundamentado en lo curricular que implica además de soluciones, otras formas y modos de afianzar la cultura escolar para enfrentar lo impredecible, desde un ejercicio de autonomía, principios éticos y articulación social de integración de las tic.

Señala que enseñar exige pensar acertadamente y con coherencia con lo que se dice y lo que se hace. Partiendo de esta concepción podemos afirmar que el rol del alumno en la escuela actual es de protagonista y foco de toda planificación y diseño de las clases, mientras el docente es un guía en el proceso de aprendizaje, plantea preguntas apropiadas y orienta a los estudiantes mientras ellos construyen los conocimientos.

Se deben diseñar actividades que consideren y cuestionen las ideas y creencias del estudiante.

Principales Características de una clase en la  escuela actual  basada en aprendizaje Activo:

  1. Presentación  del problema
  2. Se identifican las necesidades de aprendizaje
  3. Se da el aprendizaje
  4. Se resuelve el problema o se identifican nuevos y se repite el ciclo
  5. Cada estudiante es el responsable de su aprendizaje.
  6. Actividades retadoras y motivadoras orientadas a profundizar en el  conocimiento.

Ventajas y beneficio de la escuela actual:

 Mejora la comprensión, aumenta la motivación y participación en el aprendizaje.  Permite ampliar el conocimiento sobre lo que se  enseña.

Desde el modelo controvertido, la escuela actual  espera que los estudiantes apliquen sus conocimientos en participación, discusiones, tomas de decisiones  informadas, esto constituye una oportunidad para desarrollar saberes, habilidades y actitudes en contexto relevantes. De manera que aprendan sobre ¿cómo se construyen modelos predictivos? Que desarrollen prácticas autónomas.

Evoca estrategias orientadas a un aprendizaje activo, como un proceso que requiere interacción entre pares y mediación pedagógica.

Orienta a la selección  de recursos apropiados al nivel o no  de conectividad, acceso a dispositivos tecnológicos, o recursos físicos y posibilidades de acompañamiento a los estudiantes continuamente en medio de esta pandemia que nos azota.

En conclusión: La escuela actual se encuentra ante un reto sin precedentes, la emergencia de salud que se ha presentado en el mundo  debido al covid- 19, ha hecho evidente la necesidad de  realizar cambios fundamentales en muchas de las actividades que realizan  los seres humanos, especialmente en la educación. No ha sido fácil para los profesores de todos los niveles educativos continuar con su labor docente fuera del aula, pero a pesar de las muchas preguntas y pocas respuestas, los profesores a lo largo del mundo han  trabajado bajo la dirección de nuestras autoridades para continuar apoyando a los estudiantes desde casa.    

Este desafío requiere que los profesores desarrollen  habilidades y competencias tecnológicas para guiar a los estudiantes en su aprendizaje. Adaptándolos  a entornos virtuales y diferentes formas de comunicación y planeación de clases.  El inesperado cierre de planteles educativos impuso, de la noche a la mañana, un reto personal no solo para los docentes sino para nuestros estudiantes por ser lo más vulnerables  ante esta situación.de aislamiento. Por consecuencia la escuela actual debe brindar una formación flexible, diversificada, adecuada a las necesidades específicas de los alumnos, y desarrollar una serie de capacidades básicas para su desarrollo integral, entre otros. Además, la escuela debe asumir la responsabilidad de ofrecer  un bagaje que les permitan   a los chicos y chicas afrontar con éxito su vida actual y futura en medio de esta pandemia.  Para conseguirlo, no es suficiente con una formación académica que enfatice sólo aspectos intelectuales, sino también que tenga en cuenta aspectos como las relaciones interpersonales, las emociones de nuestros alumnos, la creatividad, el pensamiento crítico, la comunicación, etc. Para conseguirlo, es importante que desde aquí se promueva el diálogo y el desarrollo de actividades en conexión con el entorno tecnológico, facilitando con ello la transferencia de conocimientos a contextos distintos.

De este modo, La Escuela Actual  trata de situar al alumno en un contexto social en toda su amplitud. Pues estamos inmersos en la Sociedad del Conocimiento caracterizada por planteamientos económicos, políticos, sociales, culturales y, claro está, educativo, que condicionan el funcionamiento de las instituciones educativas, a la vez que definen sus funciones. Su pretensión es formar a los futuros alumnos en la comprensión de los procesos y fenómenos básicos de este mundo cambiante.

3 comentarios

  1. Muy buen artículo Maestra Sandra, ejecutivo y fiel a la práctica de los docentes comprometidos con y hacia el fin y propósito último de nuestra educación: L@s ALUMN@S.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: