INNtenseando: ¿Qué es y para qué sirve un Modelo Educativo?

La semana pasada iniciaron las llamadas “Asambleas para el diseño de los libros de texto gratuito de la educación básica” en nuestro país. Apenas fueron convocadas el domingo 30 de enero e iniciaron al día siguiente en el estado de Veracruz. Es difícil tomar en serio un proceso tan improvisado, contradictorio y caótico. Se proporciona para el análisis una colección de documentos de trabajo incompletos que se publicaron en la víspera y que coinciden con la filtración que comenté con ustedes hace una semana en este mismo espacio. (Ver Reflexiones a botepronto ).

Además, la consulta se realiza explícitamente con la finalidad de elaborar los libros de texto que se usarán en agosto, evidenciando que nuevamente éstos serán escritos, ilustrados e impresos al vapor, y no serán conocidos por los profesores con suficiente anticipación como para preparar un nuevo curso. Así que puede usted imaginar el impacto que tendrán las propuestas que resulten de estas 32 asambleas en las que participen miles de profesores, especialistas o interesados que genuinamente y de buena fe, o resultado del acarreo para la vistosidad del evento, participen de esta simulación consultada o consulta simulada. ¿Cuánto tiempo les dedicarán a su análisis como para incorporarlo a un proceso en el que ya van 4 años tarde y que tiene que inaugurarse llueve, truene o relampaguee en el mes de agosto? Es fácil imaginar la calidad de los libros de texto que tendrán en sus manos nuestros niños al iniciar el año escolar.

No se necesita ser especialista en desarrollo curricular para entender que algo anda mal en el procedimiento: Para realizar los libros se requiere tener antes terminados los programas (cosa que siguen en calidad de documento de trabajo y sólo se presentó una muestra), pero antes de los programas se requiere conocer la malla curricular (actualmente en construcción) y ésta se deriva de un marco curricular (también incompleto) que a su vez tiene su origen en un Modelo Educativo, que se supone es la llamada Nueva Escuela Mexicana, pero que realmente carece de los elementos básicos para considerarse como tal.

¿Qué es un Modelo Educativo?

Un modelo educativo es la representación o abstracción de todos los elementos que entran en juego de manera compleja y sistemática en el quehacer de un sistema educativo o institución. Busca mostrar de manera sencilla para su efecto en la comunicación, las finalidades u objetivos que se pretenden con la educación; así como los medios y estrategias diseñadas para lograrlas.

No pueden tener el mismo modelo educativo el bachillerato de la Universidad del Fútbol y Ciencias del Deporte en Pachuca que el del Tecnológico de Monterrey, puesto que los fines educativos de ambas instituciones es diferente. De manera análoga, no se espera que las estrategias y planes de estudio que implementa la Escuela Libre de Derecho y la UNAM sean las mismas, aunque la finalidad en ambas sea la formación de abogados.

Es claro que construir el Modelo Educativo de la Educación Básica en el Sistema Educativo Nacional conlleva una inmensa responsabilidad en el proceso de aclarar y consensar las características del mexicano que se pretende formar, características que deben conciliar la riqueza de la tradición cultural con la apertura a un mundo globalizado en constante cambio. Es por ello que, si había que realizar procesos amplios de consulta, éstos se debieron haber hecho para conformar este perfil, incluyendo la pluralidad de visiones para definir los principios y orientaciones del qué queremos lograr, antes de iniciar con el diseño de las estrategias para conseguirlo. Es claro que, en una sociedad plural como la mexicana, esto no puede realizarse ni al vapor, ni de espaldas. Es más, ni siquiera debería partirse de la idea de cambiar un modelo sino de evaluar mediante diversos instrumentos y análisis si el vigente requiere de ajustes o en qué se fundamenta su reemplazo.

El cambio de un modelo educativo no es como cambiar las placas del carro. La simple alternancia de partido político en el poder no es razón suficiente para cambiar el modelo educativo de un país. Y no me malinterprete, con esto no estoy defendiendo el Modelo Educativo del sexenio anterior, sino criticando un reemplazo sin una justificación filosófica y pedagógica que no se nos proporcionó. Sólo la sentencia lapidaria de quien prometió no mantener ni una coma del proyecto anterior.

¿Por qué es tan importante el Modelo Educativo?

La definición de un documento, así como estrategias gráficas de comunicación de los elementos de un Modelo Educativo sirven para orientar las prácticas, la conformación de los campos formativos u organización curricular, permiten sustentar la toma de decisiones; y para identificar las necesidades de formación y actualización de los profesores. Hay tres metáforas que sirven para ilustrarlo:

  • Es como una carta de presentación con la que toda la sociedad y el mundo en general pueden conocer los fines formativos y pedagógicos de nuestro país. Usted puede consultar en internet cómo es el modelo educativo en Finlandia, España o cualquier otro país, y a partir de ello, entender el valor que le dan a la educación.
  • Es como una carta de navegación que orienta las decisiones que permiten sobre la marcha adecuar las estrategias para contribuir de manera más eficaz al logro de los objetivos. Con ella, las autoridades de las secretarías de educación estatales, jefes de departamento, inspectores, directores, maestros y padres de familia, podríamos dirigirnos, aun en condiciones contextuales diferentes, en la misma dirección.
  • Y también es una carta compromiso que expresa la determinación de las autoridades gubernamentales educativas por velar desde su ámbito de competencia para que existan los recursos y apoyos necesarios para lograr este propósito y rendir cuentas a la sociedad. ¿Que la educación nacional debe ser de excelencia? Bien, entonces revisemos si las instalaciones de las escuelas públicas, las condiciones para el cuidado pospandémico, la conectividad o las condiciones laborales de los docentes, pueden calificarse como excelentes.

Inició pues la consulta simulada en asambleas estatales que discuten la implementación de unos programas educativos que proceden de un bodrio como la Nueva Escuela Mexicana en la que la ideologización reemplazó a la consulta, y que no se realizó de manera oportuna antes de iniciar el sexenio, a pesar de que el anticipado secretario Esteban Moctezuma recorrió el país realizando foros con ese propósito.

Ahora lo único que parece importar es sacar los libros al vapor y escanear todos los documentos para reemplazar las palabras que Marx Arriaga considera neoliberales por otras. Se cambian las palabras como se hizo al reemplazar el concepto neoliberal de “calidad” por el de “excelencia”. Ahora se dejará de hablar de “contenidos y aprendizajes esperados” para remplazarse por decreto por “progresiones de aprendizaje” como si reemplazando los términos por forzados sinónimos cambiaran las realidades. Al tiempo.  

Sergio Dávila Espinosa
Twitter: @sdavilae

8 de febrero de 2022

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: