COLUMNA: APRENDIZAJE DESARROLLADOR.

DOS PROCEDIMIENTOS DIDÁCTICOS MUY IMPORTANTES PARA EL DESARROLLO DEL PENSAMIENTO: APRENDO A EJEMPLIFICAR y BUSCO CONTRAEJEMPLOS.

Autor: Dr. José Zilberstein Toruncha.

Rector del Campus Tequis, de la Universidad Tangamanga. SLP.

Doctor en Ciencias Pedagógicas.

Primeramente nos referiremos al Procedimiento Didáctico: APRENDO A EJEMPLIFICAR, en el que sobre la base del conocimiento de las características, en particular de la esencia de un objeto, fenómeno, o proceso y de sus características generales que posibilitan su diferenciación entre otros, el estudiante se representa e identifica esa esencia, compara e identifica ejemplos del concepto que estudia.

Al inicio el estudiante debe apropiarse de que ejemplificar es plantear conscientemente ejemplos acerca de algo, no “mencionar por mencionar” nombres de “cosas”. Dados los propósitos de este procedimiento, se exige en su realización partir del conocimiento de las características esenciales de lo que se estudia. Además, se le debe motivar acerca de la utilidad de «saber ejemplificar», no solo en la escuela, sino también en la vida practica, ya que permite demostrar con ejemplos concretos o a ampliar o aplicar la información acerca de algo.

El procedimiento se apoya en que el estudiante interiorice cómo ejemplificar, mediante su actividad (práctica, cognoscitiva y valorativa) con el contenido de aprendizaje, sobre la base de que:

  • Identifique qué  es lo que va a ejemplificar.

Si los estudiantes comienzan orientándose o informándose acerca del «objeto» a ejemplificar, se ahorra tiempo y les evita el proceder por ensayo – error.

  • Determine cómo es lo que se ejemplifica.

Es una exigencia que el estudiante se familiarice con determinar las características los objetos y su comparación, lo que favorece ver el todo, las partes, sus nexos y relaciones.

Primeramente debe determinar las características generales y particulares de lo que estudia, para llegar a precisar las esen­ciales. Esta exigencia podrá pasar al plano mental en cada estu­diante, una vez que interioricen el procedimiento.

  • Busque los ejemplos, comparándolos y comprobando  si tienen las características esenciales.

En este sentido se estimulará a que el estudiante plantee ejemplos atendiendo no solo a características externas (color, textura, forma, etc.), sino también internas (composición, relación entre las partes, etc.), as como a características cuantitati­vas (tamaño, volumen, etc.).

Los ejemplos deben llevar a pensar en los nexos, en las relaciones, que permiten agruparlas en una misma clase, tal como se expone en la figura siguiente:

  • Plantee los ejemplos en forma oral o escrita, exponiendo los puntos de vista personales que los justifiquen y se autocontrole:

Los estudiantes deben ser capaces de plantear ejemplos con exigencias crecientes de complejidad, ampliando as el rango de lo que exponen. Ejem­plo de este proceder es el plantear al alumno contraejemplos que no se correspondan con las características esenciales, para que él los identifique, es decir, que apliquen el conocimiento de la esencia, para identificar el error.

  • Autocontrol  y valoración colectiva de lo realizado:

Es necesario promover diversidad de formas de valoración y con­trol de la ejemplificación realizada y estimular el intercambio colectivo y el autocontrol. Así como propiciar la autorreflexión del estudiante con relación a cómo ejemplifica.

Un ejemplo de contenido en el que se puede emplear este procedimiento es al estudiar lo referente a montañas, mesetas y llanuras, pedirle a los estudiantes, una vez dominadas las características esenciales que las distinguen, ejemplificar en México estos conceptos y más concretamente en el estado en que viven, auxiliándose del Atlas Escolar y lo aprendido con respecto a los símbolos geográficos.

Podría complementarse con dibujos por parte de estos y la investigación sobre algunos de estos accidentes geográficos, que estén vinculados a la historia del país, analizando qué características geográficas contribuyeron a ello (relación causa – efecto – necesidad – casualidad).

 

Nos referiremos en este momento al procedimiento BUSCO CONTRAEJEMPLOS, que es de gran utilidad para revelar la esencia del contenido objeto de  estudio, puesto que ayuda a separar lo esencial de lo secundario, a partir del planteamiento al estudiante de una situación contradictoria que tiene que resolver (contraejemplo). La búsqueda de la solución debe conducir a que el estudiante llegue a las  propiedades esenciales del concepto, favorece el desarrollo de los procesos de análisis, síntesis, comparación, abstracción y generalización.

Se basa en plantear al alumno una situación a partir de una contradicción que debe resolver. Esta constituye una situación contraria a la que se analiza, en el sentido que difiere del objeto de estudio, precisamente en lo esencial, en ello consiste el contraejemplo y el hecho de encontrar la solución lleva al alumno a la esencia del concepto o contenido que se estudia.

Este procedimiento exige que:

  • El observe el objeto,  modelo o contenido a estudiar y analice sus características generales, apoyándose en la descripción oral o la representación gráfica.
  • La interrelación previa objeto – sujeto permite que se le plantee al estudiante el contraejemplo.

El contraejemplo debe suscitar en el estudiante la búsqueda de la solución al problema, comparando lo que estudia con el nuevo objeto, en este caso se pueden establecer los rasgos co­munes y luego las diferencias, estas últimas ayudan a establecer las propiedades esenciales del concepto y resolver la situación.

La aspiración máxima en el uso de este  procedimiento, es que el propio alumno llegue a plantearse la situación que de hecho le sirve de contraejemplo.

Otra vía de utilización de los contraejemplos y con el objetivo de reforzar el trabajo con la esencia, puede lograrse recurriendo a la búsqueda de la respuesta: ¿Qué es un objeto que no le permite ser otro?

Los alumnos deben ser capaces de plantear ejemplos con exigencias crecientes de complejidad, ampliando as el rango de lo que exponen. Ejem­plo de este proceder es el plantear al alumno contraejemplos que no se correspondan con las características esenciales, para que él los identifique, es decir, que apliquen el conocimiento de la esencia, para identificar el error.

  • Autocontrol  y valoración colectiva de lo realizado:

Es necesario promover diversidad de formas de valoración y con­trol de la ejemplificación realizada y estimular el intercambio colectivo y el autocontrol. Así como propiciar la autorreflexión del alumno con relación a cómo ejemplifica.

Esperamos los educadores puedan aplicar estos dos procedimientos con sus estudiantes, y nos gustaría nos retroalimentaran al respecto.

REFERENCIAS.

  • Olmedo, S. (2004). Hacia una mejora de la enseñanza aprendizaje de las Ciencias Naturales en la escuela mexicana. En: En Búsqueda de alternativas didácticas. Ediciones CEIDE. México.
  • Olmedo, S. (2010). Propuesta didáctica para el desarrollo de estrategias de aprendizaje en la asignatura de Ciencias Naturales. Tesis para Optar por el Grado Científico de Doctor en Ciencias Pedagógicas. La Habana. Cuba.
  • Zilberstein. J. (2000). Desarrollo intelectual en las Ciencias Naturales. Editorial Pueblo y  Educación. La Habana. Cuba.
  • Zilberstein, J. (2002). Didáctica de la escuela primaria. En: Selección de Lecturas. Editorial Pueblo y Educación. La Habana. Cuba.
  • Zilberstein, J. Silvestre, M. (2004). Didáctica desarrolladora desde el Enfoque Histórico Cultural. Ediciones CEIDE. México. PP. 175-240.
  • Zilberstein, J. (2005).  Aprendizaje, enseñanza y educación desarrolladora. Colección al Docente. Ediciones CEIDE. México.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: