DE PESOS Y CONTRAPESOS: López y sus engaños perversos

Por: Raúl Paulín Rojas

Decálogo de promesas incumplidas.

Desde los albores de su vida pública, Andrés Manuel López Obrador dió indicios de ser un agitador y con tendencias de dictador socialista, pero sobre todo, con una habilidad para influir en el ánimo de la gente, mediante mensajes incendiarios y esperanzadores de una vida mejor. Era buscar el poder por el poder.

Obran en los archivos de la nación, documentos que registran su actuar en su natal estado de Tabasco, los actos más significativos de Andrés Manuel fueron; la toma e incendio de los pozos petroleros, causando grandes perdidas a la paraestatal, es del domino público que recibió fuertes sumas de dinero a cambio de liberar las instalaciones petroleras, dinero cuyo destino sigue en el anonimato. El otro acontecimiento significativo y que a la fecha se refleja en su actuar es la adhesión al partido comunista mexicano, de allí paso a ser protagonista al entonces Distrito Federal, hoy Ciudad de México.

una vez instalado en la ciudad de México se aventura en la búsqueda de dirigir la capital del país, logrando ser jefe de gobierno en el periodo del 2000 al 2005,  Ya estando allí dió muestras del desprecio a las autoridades y a las instituciones, motivo por el cual lo llevaron a un juicio de desafuero en mandato judicial por desacato a la suspensión de una obra publica en litigio.

En dos mil seis se aventura por primera vez en  en busca de la presidencia de la República, es derrotado por Felipe Calderón, quien le gana por muy poco margen, su derrota se atribuye a la falta de respeto a la investidura presidencial por sus insultos hacia el ejecutivo, mismos que le mermaron preferencias en cierto sector de la sociedad, pero encuentra una beta de oro molido, el engaño, la mentira y las promesas imposibles de cumplir pero agradables al oído de las masas más desamparadas y habidas de justicia social.

Continuo recorriendo el país en una campaña permanente,  refinando las falsas promesas mesiánicas.

seis años después lo derrota Enrique peña nieto, ahora con más amplio margen porcentual, motivo por el cual no tubo pretexto para emprender resistencia social tan aguda como con Felipe Calderón, continuó su loca carrera propagandística hasta que por fin en el dos mil dieciocho derrota al panista Ricardo Anaya Cortes.

En su discurso de toma de protesta reafirmo sus promesas de campaña pero que eran imposibles de cumplir.

DECÁLOGO DE PROMESAS INCUMPLIDAS.

Este sexenio inicia el segundo periodo gubernamental y las promesas siguen sin concretarse, a continuación las diez más significativas. Primera. El primer día de mi mandato  acabaré con la violencia en el país. Lanza su slogan, «abrazos y no balazos» suelta a Ovidio Guzmán y Saluda a la mamá de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera. Hoy los homicidios dolosos solo son superados por los caídos en la revolución mexicana.

Segunda. La venta del Avión. Lo pone a la venta sin éxito, hace una rifa sin avión. Hoy sigue en el hangar presidencial y gastando cientos de Miles de pesos de mantenimiento.

Tercera. Promete bajar la gasolina a diez pesos. La sigue subiendo y hoy rebasa los veinte pesos en cualquier gasolinera del país.

Cuarta. Creceré la tasa de empleo en dos millones por año. Hoy la perdida de empleos rebasa los tres millones anuales acumulando los más de nueve millones en lo que va de su mandato.

Quinta. Implementaré un sistema de seguridad social de primer mundo, similar al de Noruega. Desaparece el seguro popular, no hay medicina, no se atiende a los niños con cáncer y somos el primer lugar en decesos por covid de trabajadores del sector salud.

Sexta. En mi gobierno no se incrementará la deuda pública. esta se ha disparado en más de 2.3 billones de pesos, en lo que va del sexenio.

Séptima. Construiré cien universidades públicas en el país, denominadas Benito Juárez. Hoy no ha inaugurado ninguna, pero si ataca a su alma Mater, la UNAM.

Octava. Enjuiciaré a los ex presidentes si el pueblo me lo pide. Hace consulta (por cierto muy desangelada) el pueblo le da el si, hoy no los toca ni con el pétalo de una rosa.

Novena. Fortaleceré la democracia para garantizar elecciones libres y transparentes. Hoy quiere disolver al INE, uno de los más eficientes del continente hispano parlante y que gobernación las lleve acabo… Y

Diez. Terminaré con la corrupción. Esta es su más polémica promesa y la más negada por su sexenio, la que lo marcará en la historia, y como ejemplo podemos mencionar a Bartlett, Bejarano, sus hermanos y de más parientes, pero sobre todo, la defensa a ultranza de Delfina Gómez, a pesar de las pruebas irrefutables de su acto de corrupción.

No cabe duda que los contrapesos en cuestión de mentir al pueblo no existen.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: