Investigador del IPICYT realizará exploración en volcanes de las Islas Revillagigedo; busca respuestas sobre su formación.

El estudio es auspiciado por el Consejo de Investigación Holandés (NWO), participarán investigadores de instituciones académicas de Alemania, Países Bajos, Estados Unidos y de México. La expedición en estas islas del pacífico mexicano se realizará durante dos semanas. Levantarán muestras que posteriormente serán analizadas en laboratorios durante un lapso cercano a los dos años.

El Dr. Pablo Dávila Harris., Investigador Titular A de la División de Geociencias Aplicadas del IPICYT, dio a conocer que durante marzo realizarán una investigación en las islas Revillagigedo para estudiar sus volcanes y buscar algunas respuestas que aclaren el origen sobre su formación. “Desde hace un par de años estamos buscando la posibilidad de ir a visitar este lugar, son unas islas en el Pacifico mexicano, al occidente de las costas de Jalisco y Colima, las cuales tienen un origen volcánico y a nosotros como investigadores de las ciencias de la tierra nos interesa responder preguntas de temas que no estén todavía resueltos del todo. Entonces estuvimos aplicando a fuentes de financiamiento y con algunos colegas europeos, americanos y mexicanos logramos obtener un financiamiento para ir a estudiar estas islas”.

El especialista en ciencias de la Tierra señaló que “de aquí de México, participan investigadores de la División de Geociencias Aplicadas del IPICYT, incluidos estudiantes de posgrado; quienes estarán acompañados de especialistas europeos y norteamericanos. También un colega de la Universidad Utrecht, en Países Bajos, además de dos investigadores de la Universidad de Kiel en Alemania, y un colega de la Universidad de Utah en los Estados Unidos”.

Sobre el tema del estudio que realizará en las islas Revillagigedo el Dr. Dávila precisó que el título de la investigación es: “¿Existe memoria geoquímica de subducciones antiguas en el manto superior? Buscando respuestas en volcanes jóvenes de las Islas Revillagigedo, México”. Y así lo explica: “Este proyecto geo científico multidisciplinario, busca resolver algunas preguntas de tectónica global y evolución de las antiguas placas tectónicas y su relación con el vulcanismo actual o reciente, en este caso el de las Islas Revillagigedo”.

Todos los investigadores en ciencias de la Tierra, señaló el Dr. Pablo Dávila, toman en cuenta que el manto, -como sabemos la tierra está formada por la corteza, el manto y el núcleo-, tiene movimientos muy constantes de convección, sin embargo estudios recientes, sobre todo a través de evidencias de investigación sísmica, geoquímica y paleo magnética se han dado cuenta que en algunas situaciones identifican volcanes que no debieran de tener una firma geoquímica de subducción, pero la tienen, es decir cuando una placa oceánica se mete “subduce” por debajo de una placa continental, por ejemplo lo que está sucediendo aquí en México en la costa del Pacifico actualmente.

Ahora, las islas de Revillagigedo, -explicó el especialista-, no son volcanes resultados de un proceso de subducción actual, como sí lo son algunas otras islas volcánicas en el mundo. Sin embargo, tampoco son consideradas islas volcánicas, tipo “hot spot” como Hawai, sino que hay diversas hipótesis para su formación a través de un rift abandonado, fracturas corticales, u otras causas en las placas oceánicas, una anomalía en el espesor de estas placas las cuales permitieron que ascendiera el magma. “Pero lo que nosotros pensamos que si encontramos firmas de subducción en su geoquímica en sus minerales más delicados dentro de sus rocas en algunos pequeños cristales que se hayan preservado a lo largo de cientos de miles o millones de años pudiéramos pensar que si existió subducción en esa zona”.

Un viaje de más de 30 horas en barco para llegar a las islas.

Respecto de la expedición el investigador señaló que las islas son muy remotas, «están a unos cuantos días en barco de las costas de México, están despobladas, aunque una de ellas, la isla Socorro, tiene una base militar. Nosotros planeamos una expedición a través de un barco que saldrá de Baja California Sur, le llevará entre 26 y 30 horas de traslado y estaremos en el archipiélago alrededor de 10 días en distintas islas, desembarcando en ellas, todo con la autorización de Secretaría de Gobernación, CONANP, Secretaría del Medio Ambiente y Secretaría de Marina, con quien se tuvieron que hacer todos los trámites y permisos para poder acceder al territorio federal insular mexicano”.

Sobre la planeación del viaje el Dr. Pablo Dávila indicó que “la logística es compleja porque no hay infraestructura para descender más que en isla Socorro. En las otras islas no hay posibilidades por lo que se tienen que hacer llegadas a tierra a través de botes. Esa es una zona muy visitada por buzos porque tiene muchos tiburones blancos, mantarrayas gigantes y ballenas. Ese lugar es un parque nacional mexicano, decretado recientemente apenas en 2017, entonces en todo el trabajo que vayamos a realizar estaremos acompañados de guardaparques, para que todo el trabajo se lleve a cabo de la manera más cuidadosa, para impactar lo menos el medio físico”.

Esta expedición, aclaró el especialista en ciencias de la Tierra y vulcanólogo, “será el comienzo de la investigación, ahí muestrearemos rocas, sedimentos, cenizas volcánicas y todo material que esté relacionado con el objetivo del proyecto. A partir de ahí, todas las muestras que recolectemos las vamos a trabajar en laboratorios del IPICYT, en laboratorios de la Universidad de Utrecht, en Kiel y en Utah, haciendo análisis de geoquímica, de petrología, de paleomagnetismo, geocronología y vulcanología”.

Para finalizar el Dr. Dávila Harris precisó que “Este financiamiento, es piloto y se obtendrán algunos datos preliminares, sí van por buen camino se buscará un financiamiento mayor para ampliar los objetivos de la investigación y su impacto. Así funcionan estos trabajos de investigación. Sobre todo, con estas hipótesis que son muy aventuradas, hay mucho margen de que la hipótesis sea aprobada o desaprobada, ambos son resultados. Estoy asumiendo que el trabajo de análisis en laboratorio en esta primera fase se lleve cerca de dos años”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: