COLUMNA: APRENDIZAJE DESAROLLADOR. PROCEDIMIENTO DIDÁCTICO: APRENDO A CLASIFICAR

Autor: Dr. José Zilberstein Toruncha.

Rector del Campus Tequis, de la Universidad Tangamanga. SLP.

Doctor en Ciencias Pedagógicas.

Este artículo continúa los trabajos ya publicados acerca de procedimientos para propiciar el desarrollo intelectual de los estudiantes, en este caso trataremos: Aprendo a Clasificar. Este procedimiento permite al estudiante ubicar, distribuir o agrupar objetos, fenómenos o procesos según pertenezcan a una clase o grupo, teniendo en cuenta sus características.

Llevar al estudiante a comprender que un mismo objeto puede clasificarse de modo diferente según el criterio que se adopte, favorece el desarrollo del pensamiento flexible y en su vida cotidiana y profesional tendrá resultados muy importantes. La clasificación puede efectuarse por las características generales y particulares, aunque se deberán  propiciar  clasificaciones más complejas, atendiendo a las características esenciales, lo que conlleva a un mayor esfuerzo mental, lo que provoca a su vez un mayor desarrollo intelectual.

La clasificación constituye un importante indicador del desarrollo intelectual alcanzado por una persona.

El procedimiento debe llevar a que el estudiante realice las acciones siguientes:

  • Comprender qué es clasificar.

La clasificación conlleva a ubicar en la clase o clases dadas, atendiendo a características similares que posean los objetos, esto debe ser comprendido desde un inicio por el estudiante, a partir de interiorizar la esencia del procedimiento y evidenciarlo en ejemplos tales como: cuando clasificamos alimentos en carbohidratos, proteínas o lípidos; al clasificar sustancias conductoras o no conductoras de la electricidad o al clasificar líquidos, sólidos o gases.

Una Clase es un  conjunto de elementos que tienen una o más características esenciales en común. No se superpone con otra, son mutuamente excluyentes, por ejemplo al clasificar alimentos:

Es importante lograr que se establezcan las relaciones de este procedimiento con el Plantear de semejanzas y diferencias, tratado en publicación anterior.

  • Identificar los objetos, hechos, fenómenos o procesos a clasificar ¿qué se clasificará?

Los estudiantes deberán tener claridad acerca de cuál o cuáles objetos van a clasificar, por ejemplo: sustancias, alimentos, estados de la sustancia, entre otros.

  • Determinar las características del conjunto ¿cómo es o cómo son? Precisar las características generales, particulares y las esenciales.

Exige que se distingan las  características del objeto de estudio, es decir, cómo es: el todo, sus partes y las relaciones entre estas con el todo, llegar a puntualizar las características generales y particulares. A partir de las características generales determinar las esenciales.

  • Identificar las semejanzas y las diferencias, a partir de las características identificadas, y reflexionar acerca de las relaciones entre ellas

El establecimiento de diferencias y semejanzas permite comprender la posibilidad de agrupar los objetos en clases, estableciendo lo diferente y lo común. Deberá trabajarse para que esta comparación paulatinamente pueda llegar a realizarse por características esenciales.

  • Establecer los criterios de clasificación, según las características identificadas.

Los criterios de clasificación serán establecidos a partir de las características determinadas y la comparación realizada conlleva  a que se puedan determinar las clases.

  • Identificar los objetos que comparten las características de los criterios seleccionados, lo general y lo común y asignarlos a la clase correspondiente.

Esto se realizará teniendo en cuenta las características precisadas y según las clases establecidas se ubicarán en ellas.

  • Exponer oralmente o por escrito  los puntos de vista propios ¿por qué pertenecen a la clase…?
  • Autocontrol, control y valoración en colectivo. Valorar la importancia de lo realizado

Esta exigencia debe partir de la autorreflexión individual, que garantice que cada estudiante se autocontrole.

El control puede ser mediante la revisión colectiva en el pizarrón, el intercambio de trabajos, el trabajo por pares o tríadas, entre otras muchas variantes. Se deberá estimular que se valore la importancia de la clasificación no sólo para el trabajo escolar sino también para la vida cotidiana

Ejemplos de contenidos en que es posible la utilización de este procedimiento pueden ser: al clasificar tipos de hojas de plantas; al clasificar rocas o tipos de suelos; al clasificar figuras geométricas, entre otros.

Esperamos nos hagan llegar sus comentarios acerca de este trabajo.

REFERENCIAS.

  • Olmedo, S. (2004). Hacia una mejora de la enseñanza aprendizaje de las Ciencias Naturales en la escuela mexicana. En: En Búsqueda de alternativas didácticas. Ediciones CEIDE. México.
  • Olmedo, S. (2010). Propuesta didáctica para el desarrollo de estrategias de aprendizaje en la asignatura de Ciencias Naturales. Tesis para Optar por el Grado Científico de Doctor en Ciencias Pedagógicas. La Habana. Cuba.
  • Zilberstein. J. (2000). Desarrollo intelectual en las Ciencias Naturales. Editorial Pueblo y Educación. La Habana. Cuba.
  • Zilberstein, J. (2002). Didáctica de la escuela primaria. En: Selección de Lecturas. Editorial Pueblo y Educación. La Habana. Cuba.
  • Zilberstein, J. Silvestre, M. (2004). Didáctica desarrolladora desde el Enfoque Histórico Cultural. Ediciones CEIDE. México. PP. 175-240.
  • Zilberstein, J. (2005).  Aprendizaje, enseñanza y educación desarrolladora. Colección al Docente. Ediciones CEIDE. México.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: