PENA DE PENA DE MUERTE… “SUSPENDEN EJECUCIÓN DE MELISSA LUCIO” .

“Les pedimos que perdonen la vida de nuestra madre, Melissa Lucio”,

“Les pedimos un cierre. Les pedimos paz”

(Hijos de Melissa Lucio)

En suelo norteamericano hay incontables casos en donde la injusticia por parte de las autoridades se ha convertido en la premisa mayor, si tomamos como punto de referencia a los latinos o hispanos entonces las cifras aumentan de forma alarmante, pero si además de ello contemplamos cuantos son condenados a la PENA DE MUERTE entonces adquiere un nivel desolador, analicemos la ligereza en la toma de decisiones por parte del jurado para dictar una sentencia condenatoria con pena de muerte en un caso del cual las pruebas no fueron analizadas a profundidad y de manera correcta.

Una realidad sumamente indignante como la descrita en el párrafo anterior, ha vivido MELISSA LUCIO, quien para el 15 de febrero de 2007 residía en la ciudad fronteriza de Harlingen con Robert Álvarez el padre de la pequeña Mariah, tenía dificultades para mantener a su numerosa familia y además estaba embarazada de gemelos y ya contaba con 12 hijos.

Melissa Lucio indicó que durante los trabajos de mudanza descuidaron a su hija Mariah, de dos años edad, por unos minutos, cuando se dio cuenta que la menor no estaba salió a buscarla y la encontró tirada en las escaleras con sangre en la boca. Pero al no ver lesiones visibles mayores, Melissa y su esposo continuaron con las tareas de mudanzas. Dos días después, el marido llamó a emergencias para reportar que su hija de dos años no respiraba. La menor falleció a consecuencia de una contusión craneoencefálica, no obstante, las autoridades de Texas aseguraron fue por malos tratos recibidos de parte de su madre.

Los abogados de Melissa Lucio indicaron que tanto los fiscales como los policías asumieron que Melissa era la causante de la muerte “basándose en su presunción de cómo se ve una madre en duelo”, lo que se puede refutar, a través de que cada persona demuestra de manera diferente sus emociones, la tristeza, lo atribulado que puede estar un ser humano no siempre es perceptible a la vista; existen personas que lloran su dolor a puerta cerrada otras tantas con una personalidad introvertida no evidencian lo que están experimentando, sin embargo esto no quiere decir que no sientan algún tipo de sentimiento la diferencia radica en la manera de externarlo; pero no por eso quiere decir que una persona así, sea capaz de cometer algún tipo de delito, refiérase a que no podemos generalizar y mucho menos etiquetar cuando no conocemos la criminogénesis del delito.

Las autoridades se basaron en la confesión de la mujer, quien aseguró la hicieron declarar cosas que no habían pasado, a pesar de que al principio negó maltratar a su hija, así como las declaraciones de un policía que en el juicio dijo “estar seguro” de que ella era la causante de la muerte. También tomaron en cuenta las heridas en el cuerpo de la niña, que dos días antes se había caído de las escaleras.

Los últimos 15 años, Melissa Lucio los pasó en una prisión en Texas, mientras sus abogados pusieron una apelación a la sentencia de ejecución que se llevaría a cabo el 27 de abril.

Durante el proceso de apelación contactaron con un reconocido médico forense, quien afirmó que las heridas de la niña coincidían con una caída como la que describió Melissa Lucio a los policías de Texas. En 2007, las autoridades tampoco tomaron en cuenta el historial médico de la menor, el cual informaba que tenía dificultades para caminar lo que le provocaba caídas constantes, las cuales estaban documentadas y además también tenía una herida traumática cerebral anterior. Los moretones en su cuerpo el día de su muerte se debían al trastorno de coagulación que también padecía Mariah, y que fueron causados por la caída.

En su solicitud de clemencia a la Junta de Indultos y Libertad Condicional de Texas, los abogados de Lucio presentaron pruebas médicas que explican cómo la caída pudo haber causado su muerte, así como los moretones en su cuerpo, y dijeron que no fueron consideradas en el juicio. Su defensa en el juicio sí sacó a relucir la caída, pero solo presentó un testigo médico experto que testificó sobre las lesiones en la cabeza de Mariah. Los abogados, incluidos los del Proyecto Inocencia, también argumentaron que no se informó al jurado del historial médico de Mariah, que incluía caídas anteriores.

Sus abogados también han impugnado las declaraciones que se utilizaron en contra de Lucio y fueron dadas a la policía inmediatamente después de la muerte de Mariah. Dijeron que se habían obtenido después de cinco horas de interrogatorio coercitivo, conocido por dar lugar a confesiones falsas.

Con las inconsistencias antes mencionadas la fiscalía no tiene un caso sólido y mucho menos uno en el cual se le lleve a estar en el corredor de la muerte, parece que para las autoridades del país vecino el privar de la vida a cualquier individuo por razones nulamente sustentables es una práctica común.    

 “Las impugnaciones a la ejecución de Lucio ponen de manifiesto fallas conocidas del sistema de justicia penal de Estados Unidos, como una confesión dada tras horas de interrogatorio, pruebas presentadas como científicas que desde entonces han sido cuestionadas, una defensa inadecuada y prejuicios de género.

Betzabeth Almazán Morales

Criminóloga

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: